El Instituto Secundario, la primera escuela de nivel medio de Levalle, cumplió 65 años

23.01.2021

Por Nicolás Cheetham / Periodista - Diario Puntal                                                         Tiempo de lectura: 20 min.

En 2020, un año particularmente difícil y totalmente diferente a los demás por los efectos de la pandemia de coronavirus, el Instituto Secundario General Levalle cumplió 65 años de vida. Sin la posibilidad de realizar las celebraciones que el acontecimiento hubiera merecido, su comunidad educativa a través de distintos testimonios, quiso que el aniversario no pase desapercibido.

Por eso, personas que estuvieron y están vinculadas a la institución se refirieron a la importancia del colegio apelando al recuerdo de anécdotas y vivencias de lo que seria: "la primera escuela de nivel medio de Levalle, a partir del 1° de abril de 1955".

Sin lugar a duda, Marta Dutto es una de esas personas que vieron crecer al instituto. Fue docente entre 1966 y 2003 y directora desde 1976 hasta 2003, por lo que su palabra no podía faltar en este humilde homenaje. 

"El colegio es el pilar fundamental de la enseñanza media en General Levalle. Nació para cubrir una necesidad imperiosa en la localidad, ya que pocos egresados del nivel primario podían irse a otras ciudades a formarse, por lo que muchos quedaban sin poder continuar sus estudios. Al trabajar durante 37 años en la institución, viví muchos hechos agradables y otros no tanto. De los primeros tengo incontables recuerdos, como los viajes de estudio, debido a que para algunos representaba su primera salida importante. Los momentos vividos con alumnos y profesores son muchísimos. Recuerdo también las fiestas del estudiante, que nacieron con sencillez en el salón del instituto, para ir creciendo año a año", comentó la exdirectora. 

Consultada sobre cuáles fueron sus mayores satisfacciones tras sus vivencias institucionales, Marta Dutto enumeró algunas de las múltiples experiencias:

"la creación y publicación del período 'Atalaya' (entre 1968 y 1973), contar con una carrera de nivel terciario (Secretariado Administrativo, entre 1991 y 1996), los proyectos que surgieron con las orientaciones (Ciencias Naturales y Ciencias Sociales), y el haber participado en el libro del cincuentenario del instituto, junto a un grupo de exdocentes y exalumnos".

Otro testimonio valioso es el de Haydee Galarza, quien también fue profesora, primero como suplente en 1960 y luego como titular entre 1978 y 1995, expresando:

"El instituto significa la importancia de considerar que la educación puede llegar a todos como único medio para hablar de futuro. A lo largo de los años que pasé como docente, las anécdotas con mis compañeras y los alumnos son muchas. Los recuerdos son inolvidables. En tanto, la mayor satisfacción es ver a tus alumnos convertidos en adultos y escucharlos decir que tus enseñanzas, a pesar de las exigencias, hoy tienen sus frutos", aseguró Haydee.

A su turno, Cecilia Aimar, quien se desempeñó como preceptora entre 1969 y 2005 y secretaria durante el período 1995 -2005, definió la creación del instituto como el resultado de "la visión de futuro para la educación de los levallenses y de los habitantes de la zona de influencia". Agregando:

"La mayor satisfacción fue haber encontrado 'mi lugar' en el mundo del trabajo. Si bien comencé como preceptora, cuando se jubiló Petty Beltramone ocupé su lugar como secretaria docente, lo que significó desarrollar mi verdadera vocación. Estoy eternamente agradecida al Instituto Secundario por haberme cobijado durante 36 años de trabajo y por ser el lugar en el que se formaron mis cuatro hijos", señaló Cecilia.

Una ex alumna

Una parte fundamental de la historia del instituto tiene que ver con quienes fueron sus alumnos. Por eso, Nori Giraudo, integrante de la primera promoción de 1959, habló en representación de los ex estudiantes y comentó que, a 61 años del egreso, ella y sus compañeros siguen comunicados a través de un grupo de WhatsApp.

"El secundario fue una etapa muy linda para mí. El haber podido hacer el secundario en esa época fue muy importante. Empecé a cursar con 14 años. Al principio, éramos muchos y, después, los que nos recibimos como bachilleres fuimos 13. Hoy, a pesar del paso del tiempo, seguimos todos conectados a través de WhatsApp. A lo largo de los años, nos hemos reunido para festejar aniversarios. Nos juntamos en Levalle a los 25 y a los 50 años del egreso, por ejemplo", recordó Nori.

La promoción 2020

Los miembros de la promoción 2020 (la número 62) transcurrieron los últimos meses de su sexto año sin poder asistir a la institución, por lo que han cursado sus materias a través de la virtualidad, gracias a su empeño y al de todos los docentes. Uno de los jóvenes que culminó sus estudios secundarios es Pedro Macaudier, quien definió sus 6 años de formación en el colegio como "un viaje".

"Los años que pasé en el secundario significaron un viaje, que empezó en 2015. Éramos nuevos, una hoja en blanco, y cada uno de los profesores nos llenaron de colores, nos enseñaron, formaron y nos convirtieron en personas", afirmó.

Una profe con trayectoria

Susana Montes es una de las profesoras en actividad con mayor trayectoria dentro del Instituto Secundario. Se desempeña como docente desde hace 27 años y asegura que la satisfacción más grande es el trabajo colaborativo con los colegas y la posibilidad de desarrollar una tarea para el bien de los jóvenes.

"Otra satisfacción es haber estado siempre trabajando con excelentes estudiantes. Cada uno de ellos ha dado lo mejor que tienen para superar sus dificultades, dejándose guiar y ayudar. Y en este presente tan particular, donde todo ha cambiado, quiero destacar su ayuda para avanzar con las tecnologías, que nos superan más de una vez. Es el encuentro de dos generaciones formadas o preparadas con técnicas y didácticas diferentes, y que se fusionan en este presente de ayuda mutua. A pesar de las tormentas mentales diarias en las que vivimos, cada día brilla el sol con mayor fuerza en nuestros corazones, dándonos a entender que, si no nos unimos en estas circunstancias, somos un barco a la deriva", consideró Susana.

"El trabajo de la docencia tiene muchos matices. Siempre rescato lo positivo, incluso de lo negativo, todo es un aprendizaje, todo es una transmutación continua. Siempre, donde hay luz, hay oscuridad. Todo es necesario, siempre estás aprendiendo", añadió.

El equipo directivo

El equipo directivo del Instituto Secundario General Levalle, integrado por la directora María Graciela Perrone y por la vicedirectora María del Carmen Garais, también le dedicó unas palabras al colegio. A continuación, el mensaje:

La gestión educativa actual nos enfrenta día a día con innumerables desafíos. Las funciones que hoy nos convocan no sólo son las de enseñar, sino que también debemos sostener vínculos, acompañar las trayectorias escolares, garantizar la equidad educativa y comprender la infinidad de problemáticas que aquejan a nuestros estudiantes.
Además, nuestro trabajo implica un compromiso continuo con la comunidad educativa, con nuestros docentes que día a día deben perfeccionarse y es responsabilidad de los directivos fomentar la capacitación y la idoneidad profesional en cada uno de ellos.
Somos conscientes que es nuestra responsabilidad formar jóvenes con capacidades y competencias para desarrollarse en la vida, tanto si van a elegir una profesión o incursionar en el mundo laboral. Son ellos las futuras generaciones que conducirán los destinos del país. Es mucha la responsabilidad que como institución educativa sostenemos.

Sentimos que el 2020 llegó cargado de intensos desafíos, ya que a partir del lunes 16 de marzo comenzamos a transitar un tiempo de incertidumbre y desconcierto para todos... La pandemia había llegado y sorpresivamente, de un momento a otro, pasamos a ser "Escuela Remota", sin edificio, sin clases presenciales. Sólo la voluntad y el compromiso de ser educadores nos mantuvo en pie ante las normativas recibidas: "La escuela debe continuar"; "Tu escuela en casa"; "Tenemos que sostener el vínculo pedagógico"... En ese momento, no teníamos claro "cómo seguir" y las dificultades eran muchas, de todo tipo. Ante este panorama poco alentador, tuvimos la fortaleza necesaria para organizarnos y seguir "haciendo escuela", con los recursos disponibles y un gran esfuerzo de todo el equipo docente para poder planificar actividades con otra modalidad, en otro contexto y con la urgencia de un tiempo inédito. Fueron pasando los meses y llegamos a diciembre... El tiempo de incertidumbre continúa y nuestros aprendizajes también. Seguimos trabajando de otros modos, más colaborativamente, alentando y sosteniéndonos unos a otros, como equipo de trabajo institucional. Con errores, corrigiendo "la marcha sobre el mismo caminar". Con aciertos, fortaleciendo lo que nos sale bien, lo que nos da buenos resultados. Seguimos aprendiendo sobre nuevas tecnologías, tratando de hacer lo mejor con lo que tenemos a nuestro alcance. De esta pandemia saldremos, seguramente, mucho más fortalecidos, y sin que nos invadan el desánimo y el desaliento seguiremos adelante con la esperanza de poder regresar a la presencialidad y recuperar los verdaderos espacios de nuestro colegio, con sus vínculos, encuentros, clases y abrazos... ¡Porque es ahí, en el Instituto, donde docentes y estudiantes queremos estar!

Los inicios del instituto

La iniciativa de contar con un instituto secundario fue de Alberto Luis Siri, quien hacia 1954 dirigía la Escuela Nacional Número 13, hoy Centro Educativo General Nicolás Levalle. El recordado docente creía que era necesaria una institución de este tipo para que los jóvenes que terminaban la primaria tuviesen un lugar para continuar con su formación dentro del pueblo, sin tener que trasladarse a otras ciudades.

Fue así que el 6 de junio de 1954, tras incentivar a vecinos y referentes institucionales, se inició el camino para la constitución de la cooperadora pro Instituto Secundario.

La primera comisión directiva estuvo a cargo de Agustín Sanguinetti. Se convocaron a los aspirantes y a los primeros docentes. Al mismo tiempo, empezaron a desarrollarse colectas para reunir fondos que financiaran el proyecto. Todo se logró a pulmón, con el esfuerzo y el aporte de muchísimas personas.

El 1° de abril de 1955 fue el primer día de clases. Al no contar con un edificio propio, se utilizaron las instalaciones de la escuela Nicolás Levalle. La primera promoción se graduó en 1959.

Después de más de una década, en 1967, los alumnos pudieron ingresar a la nueva y definitiva casa: la construcción situado en calle Mariano Moreno.

Miles de estudiantes (62 promociones), cientos de docentes y trabajadores han pasado por el instituto durante estos 65 años. El colegio no dejó de crecer nunca y hoy, mirando hacia al futuro, renueva su compromiso con uno de los pilares fundamentales de la vida: la educación.


*Nicolás Cheetham es periodista del Diario Puntal y oriundo de General Levalle.

Nota del escritor: Con información y fotos del libro del Cincuentenario del Instituto Secundario General Levalle, publicado en el año 2005. 

Nota del editor: El presente artículo ha sido publicado en el número correspondiente al mes de Enero de 2021 de NotiDiario, General Levalle.

Historias Surcordobesas, enero 2021, (9)